La ciudad de San Luis actual fue establecida, trazada y protegida en su primer desarrollo por el gobernador de Chile, Tomás Marín de Poveda, que pasó por este lugar, al que los españoles llamaban la Punta allá por noviembre de 1691.

Tomás Marín de Poveda

A lo largo de un recorrido histórico, e investigaciones realizadas, historiadores locales y de provincias vecinas descartan que en 1594 el corregidor de Cuyo, Luis Jufré haya instalado y poblado una ciudad en la Punta (actual San Luis Capital), pese a haber dirigido una expedición hacia este territorio, repartió a los aborígenes en encomiendas y simuló haber “fundado” una urbe llamada San Luis de Loyola.

Aquella fundación de Jufré terminó en un fracaso, simplemente porque la persistencia del nombre San Luis de Loyola que le era adjudicada a esa fundación, como el traslado ilegal de recursos naturales hacia Chile central, tuvieron que ver con los intereses de la clase dirigente de la ciudad de Santiago de Chile de esos años, que mantuvieron viva a la “ciudad” en los papeles y la sostuvieron  como un original “coto de caza de mano de obra” aborigen durante poco menos de medio siglo.

La investigación que aquí se expone fue recabada de diferentes fuentes regionales: Mendoza, San Juan, Córdoba; e internacionales, como el archivo histórico de Chile, proveedoras de información relevante sobre, nada menos que San Luis.

Los que llegaron

Por aquellos años, fines del siglo XV y principios del XVI, arribaron “españoles americanizados”, porque en su mayoría ya eran nacidos en nuestro continente. No solo eso, sino que varios de los que llegaron eran personajes importantes de Santiago y algunas otras familias chilenas. Por lo cual puede considerárselos perfectamente como vecinos, ¿o por qué no fundadores?, a las principales figuras del “reino de Chile” en ese entonces. Bien vale recordar que esas expediciones que llegaban a estas tierras venían con el objetivo de llevarse “indios”, en tanto puede considerarse inadecuado hablar de que llegaron a “fundar” y “poblar”, sino más bien contrario, con el propósito llevarse y repartir “nativos originarios” en encomiendas de Santiago de Chile.

 

Autor: Señor R.

Nota relacionada: Asalto al Banco Nación de Villa Mercedes en 1905