Desde la preparación hasta el consumo pasando por el servicio, todo en el arte de la coctelería debe suponer un placer. Para eso hace falta un mínimo de material, apenas unos cuantos ingredientes esenciales y un espíritu aventurero.

 

Materiales

La mayor parte de los cócteles se agitan o remueven. Una coctelera resulta indispensable: es un recipiente en forma de vaso, habitualmente de metal  con una parte superior que se puede sacar; equipada con un colador interno y un tapón. Los ingredientes se introducen en el vaso con el hielo, y luego se ajusta bien la parte superior. El cóctel se agita vigorosamente y, después de sacar el tapón se vierte en el vaso escogido a través del colador.

Para remover los cócteles se emplea un recipiente llamado vaso mezclador. Suele ser de cristal, para ver lo que se está haciendo. Una cuchara de bar de mango largo resulta perfecta para remover los ingredientes. Al servir el cóctel, con un colador de “gusanillo” (como le dicen en España) se impide que los trozos de hielo caigan en el vaso.

Para hacer algunos cócteles mas actuales resulta muy útil una licuadora o batidora, y cualquier cóctel que se prepare en una coctelera también se puede elaborar en una batidora.

Para medir los ingredientes resultan esenciales los dosificadores. ¡No lo hagas nunca a ojo! Un sacacorchos, un abrebotellas y un cuchillo afilado son también imprescindibles.

Otras herramientas útiles son un exprimidor, un balde de acero inoxidable (tipo champagne) y unas tenazas para el hielo, un bol para ponches, una jarra de vidrio, un pelapapas y un rallador. Una licuadora resulta muy útil para preparar grandes cantidades de jugo fresco para los cócteles… y por qué no para aliviar la resaca de la mañana siguiente.

 

Vasos

Sirví los cócteles en los vasos que prefieras: las copas clásicas en forma de cono son muy útiles, pero no hace falta disponer de toda una gama de vasos de distintas formas y medidas. Con algunos vasos largos y cortos, y algunas copas será suficiente para arrancar.

Los recipientes transparentes y lisos develan mejor el espectacular colorido de los cócteles. En tanto, se pueden enfriar los vasos en la heladera para que las bebidas no pierdan enseguida su temperatura ideal.

 

Ingredientes

Tené siempre en tu bar las botellas clásicas. Una buena selección de bebidas esenciales debe incluir whisky escocés y buorbon, brandy, ginebra, ron negro y blanco, triple seco, vermut seco y dulce (Gancia o Campari), vodka y tequila. Además, también se puede agregar anís, cerveza, vino tinto y blanco. Un consejo es reservar los cócteles en una cava para las grandes celebraciones, y no olvidar considerar tus preferencias, si no te gusta el whisky escocés, por ejemplo, no tiene sentido comprarlo.

Para alargar los cócteles se utilizan soda, agua mineral con gas, gaseosas (sobre todo para el fernet), ginger ale o tónica. En cuanto a los jugos, los recién exprimidos son los mejores, pero si preferís comprador embotellados, en paquetes de cartón o en sobres hay que asegurarse que no contengan azúcar. Los jugos envasados de pomelo, naranja, arándano y tomate (sí, leíste bien, de tomate), los extractos de lima o limón resultan muy útiles.

En un bar nunca debe faltar un buen surtido de limones, limas y naranjas frescas. Con frutas frescas se obtienen los mejores cócteles por obvio que parezca, pero si resultan mas cómodas las latas, es importante comprar las que vienen con su jugo natural  en lugar de las conservadas en almíbar.

 

SUEGENRENCIAS

Hielo

Guardá los cubitos en el freezer hasta que los necesites y picálos tanto para hacer cócteles que se agitan como los que se remueven. Para picar el hielo podés poner los cubitos en una bolsa de plástico resistente y golpearla contra una pared exterior, o bien ponerlos en un paño limpio sobre una superficie sólida y golpear con una maza o un palo de amasar.

El hielo triturado es el más adecuado para preparar cócteles en la batidora. Picálos del mismo modo, pero en trocitos más pequeños para evitar romper la máquina.

 

Vasos escarchados

El borde de los vasos y las copas se escarcha con azúcar, con sal fina o gruesa, como en el caso del “Margarita”. Para hacer esto hay que frotar el borde del recipiente (vaso o copa) con una rodaja de limón o lima, y ponelo boca abajo sobre un platito con azúcar o la sal para que se adhieran y listo. ¡No es tan complicado, viste!

 

Caramelo

Poné en una cacerola cuatro cucharadas soperas con azúcar y la misma cantidad de agua, y calentalo a fuego lento sin dejar de remover, hasta que el azúcar se haya disuelto. Llevalo al punto de ebullición y dejalo hervir durante uno o dos minutos. Cuando se haya enfriado, guardá el jarabe de caramelo en la heladera, dentro de un recipiente tapado, como mucho hasta dos semanas.

 

¿Agitar o mezclar?

Para preparar un cóctel agitándolo, poné hielo recién picado en una coctelera, y agregá el resto de los ingredientes. No te olvides de encajar bien la tapa, sino vas a hacer un verdadero enchastre, agitá entre diez y veinte segundos, hasta que se empiece a condensar agua en el exterior del recipiente. Vertí el cóctel en el vaso y servilo de inmediato para que algún valiente se anime a probarlo.

Para un cóctel mezclado, poné en el recipiente adecuado hielo picado, y el resto de los ingredientes, luego remové con una cucharita de bar de mango largo durante unos veinte segundos. Colá el cóctel en un vaso o copa, y listo, a disfrutar de algo rico.

 

Clásico de clásicos: El “Periodismo Urbano”

Como conclusión y adelanto de lo que se viene, te despedimos hasta la próxima publicación con un cóctel clásico al que denominamos: “Periodismo Urbano”.

Ingredientes para una persona: 1 rodaja de limón, 1 cucharadita de azúcar, 5 o 6 cubitos de hielo picados, 2 medidas de brandy, ½ medida de curacao blanco, ½ medida de marrasquino (licor de cerezas); ½ medida de jugo de limón y 1 rodaja de limón o lima.

 

¿Cómo se prepara?

  • Escarchá con azúcar el borde de una copa de cóctel fría.
  • Poné hielo picado en una coctelera, agregale el brandy, el curacao, el marrasquino, el jugo de limón y agitá enérgicamente. Mové bien esa coctelera.
  • Serví el coctel en la copa escarchada, decorada con la rodaja de lima, y a disfrutarlo.

 

Autor: Señor “R”

Nota relacionada: Cócteles: el placer de un buen trago