UNA COMEDIA QUE NO ES PARA REIR

Artículo escrito por: RAMOS YOPLA, MARIANA EVELYN, TACILLA GUADAÑA, JUAN CARLOS, TASILLA CHILÓN, JOSHTYN ANDERSON.

En su oba La Divina Comedia escrita entre 1304 y 1321 aproximadamente, Dante Alighieri (Florencia, c. 29 de mayo de 1265 – Rávena, 14 de septiembre de 1321), poeta y escritor italiano, nos hace pensar en lo crucial que es asumir las consecuencias de nuestras acciones y elecciones en la vida. Sin embargo, algunos podrían cuestionar esta visión por ser demasiado simple o idealizada. Dante escribe La Divina Comedia para exponer los temas que él creía eran los más importantes, la trascendencia mediante la fe religiosa, el correcto comportamiento moral individual y colectivo (política), la belleza del lenguaje poético en lengua toscana, y el amor en su grado espiritual más alto representado por su amor particular hacia Beatriz. Así, por ejemplo, nos muestra, en la entrada al infierno, la frase:

“Por mí se va a la ciudad del llanto, por mí se va al eterno dolor, por mí se va hacia la raza condenada”. (Alighieri, 2016, p.18)

Este fragmento nos muestra cómo Dante retrata el castigo y el sufrimiento como resultados de los pecados humanos. Utiliza descripciones fuertes para crear imágenes vívidas del horror y la desesperación en el Infierno, reflejando las creencias religiosas de la época sobre el castigo divino. En resumen, el fragmento destaca la idea de que la entrada al Infierno conduce a un lugar de sufrimiento eterno y encuentro con las almas condenadas. Además, nos ofrece una reflexión sobre el sufrimiento y la pérdida. Dante retrata la entrada al Infierno como un lugar de dolor eterno, destacando su importancia como el camino hacia la angustia y la desesperación. Es importante recordar que, aunque el fragmento nos muestra un panorama oscuro del sufrimiento y el Infierno, no debemos dejarnos abrumar por esa oscuridad. En cambio, podemos considerarlo como una señal sobre lo que puede suceder si tomamos decisiones equivocadas o adoptamos comportamientos negativos. Es como una luz de advertencia que nos indica las consecuencias de nuestras acciones. Luego en el Paraíso (Canto XII), nos muestra la siguiente frase:

El amor que me embellece me obliga a tratar del otro patriarca, ya que se habla tan bien del mío. Es justo que donde se hace mención del uno se haga también del otro, pues habiendo militado ambos por una misma causa, debe brillar su gloria juntamente. (Alighieri, 2016, p.317)

Aquí Dante expresa un profundo sentido de justicia y equidad al reconocer y celebrar las virtudes de dos patriarcas que han luchado por la misma causa. La frase subraya la importancia de reconocer a todos aquellos que han contribuido a una causa justa. El autor sugiere que es necesario dar crédito a todos los que han militado por el bien, sin importar las diferencias individuales y resalta la idea de que cuando se lucha por una causa noble, los logros individuales deben verse como parte de un esfuerzo colectivo. La gloria y el honor deben ser compartidos entre todos los participantes y menciona que el amor que lo embellece lo obliga a hablar del otro patriarca. Aquí, el amor se presenta como una fuerza motivadora que impulsa a reconocer y celebrar las virtudes de los demás, sugiriendo que el verdadero amor busca la justicia y el reconocimiento equitativo. La mención de ambos patriarcas y la idea de que su gloria debe brillar conjuntamente también habla de la importancia de la memoria y del legado. Recordar y honrar a todos los que han contribuido a una causa noble es crucial para mantener viva la justicia y la verdad. Así mismo, en El Paraíso (Canto I, versos 1-3) nos dice:

“La gloria de Aquel que todo lo mueve se difunde por el universo y resplandece en unas partes más y en otras menos”. (Alighieri, 2016, p. 275)

Dante describe la gloria de Dios como esa fuerza que está detrás de toda la creación. Sin embargo, algunos podrían cuestionar esta visión por ser demasiado simple o idealizada. La idea de que Dios es la fuerza que mueve todo puede parecer abstracta o difícil de entender para algunos. Además, la afirmación de que la gloria de Dios brilla más en ciertas partes del universo puede ser confusa y abierta a diferentes interpretaciones. Nos ofrece una visión de la grandeza y la presencia de Dios, destacando su papel como la fuerza que mueve y sostiene todo en el universo. Nos invita a reflexionar sobre la naturaleza divina y nuestra relación con el poder supremo que gobierna el cosmos. Podemos decir que este fragmento nos invita a considerar nuestra relación con lo divino y cómo percibimos su presencia en el mundo que nos rodea. Nos anima a reflexionar sobre la grandeza de lo divino y su influencia en nuestra propia existencia. Además, en El Infierno (versos 121-123) nos presenta la frase:

“Cual verde tizón que, encendido por uno de sus extremos, gotea y chirría por el otro a causa del aire que lo atraviesa, así salían del tronco palabras y sangre juntamente”. (Alighieri, 2016, p. 58)

Este fragmento describe una escena en la que Dante observa a una persona que está siendo torturada en el Infierno. La comparación con un tizón verde que gotea y chirría crea una imagen fuerte y perturbadora. Este uso del lenguaje sensorial destaca la intensidad del sufrimiento y la angustia, las palabras y la sangre que salen del tronco simultáneamente simbolizan un dolor tan profundo que se manifiesta tanto física como emocionalmente. Esto puede interpretarse como una representación de cómo las heridas emocionales y espirituales son inseparables de las heridas físicas. La dualidad de «palabras y sangre» indica que el sufrimiento no es solo corporal, sino también espiritual y emocional. Esta imagen sugiere que el dolor interno puede ser tan devastador como el externo, y que la expresión verbal del sufrimiento es una forma de liberación. Un tizón verde, que aún no ha sido completamente consumido por el fuego, representa algo que está en proceso de destrucción, pero aún no ha sido aniquilado. Esto puede simbolizar un alma que sufre en el Infierno, aún consciente y capaz de sentir dolor, pero no completamente destruida. En el contexto de esta novela, donde las almas son castigadas en el Infierno, esta escena puede reflejar la justicia divina y la consecuencia de las acciones pasadas. El dolor expresado a través de palabras y sangre podría simbolizar el arrepentimiento y la conciencia de los errores cometidos.

En Síntesis, La Divina Comedia es una obra maestra de la literatura mundial. Se considera uno de los textos más importantes de la literatura italiana y universal. La obra está dividida en tres partes: el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso. Cada parte describe el viaje de Dante a través de estos reinos, guiado por Virgilio en las dos primeras secciones y por Beatriz en la última. Explora temas como la justicia divina, la redención, el pecado y la moralidad. También es una reflexión sobre la política y la sociedad de la época de Dante. Ha influido en numerosas obras de arte, literatura y pensamiento a lo largo de los siglos. Autores, poetas, pintores y músicos han tomado inspiración de su rica narrativa y simbolismo. Dante incluye a muchos personajes históricos y mitológicos, tanto de la antigüedad como contemporáneos a su época, lo que proporciona una visión fascinante de su mundo y sus creencias. La obra no solo es un viaje espiritual y moral, sino también un documento cultural y político de su tiempo, lleno de alegorías y simbolismos profundos. Actualmente, sigue siendo estudiada y admirada por su complejidad y belleza. Una obra fascinante. llena de metáforas, una narrativa poética escrita de una manera hermosa. Hay que leerla con calma para poder analizar bien cada palabra. Además, podemos considerarla como una señal sobre lo que puede suceder si tomamos decisiones equivocadas o adoptamos comportamientos negativos. Es como una luz de advertencia que nos indica que nuestras acciones y elecciones en la vida tienen consecuencias, las cuales no se pueden evitar por más que lo intentemos. Es increíble porque es como una mega enciclopedia que abarca todo sobre la humanidad, desde lo básico de la vida hasta las reflexiones más profundas.

Referencias

Alighieri, D. (2016).  La Divina Comedia. Ediciones DODI E.I.R.L.

Previous Article
Next Article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *